El mundo cambia, con él las personas y sus procesos de compra. Por supuesto el mundo del mercadeo también y gracias a ello llegó el inbound marketing, la nueva forma de vender. Una que es mucho más amigable y menos intrusiva para los clientes.

El inbound marketing llegó pisando muy fuerte. Con una metodología amigable se convirtió en esa nueva forma de vender por la que apuestan miles de empresas y agencias de publicidad. Aquí no solo importa que se concrete el objetivo sino que esa persona se convierta en el mejor embajador de la marca.

Si te preguntas qué es el inbound marketing se trata de una manera de vender que no es intrusiva en la que tu como empresa no buscas al cliente sino que ellos te encuentran a ti. A partir de allí comienza el trabajo de conquistarlo hasta que consigas el objetivo que quieres. Ya sea vender, aumentar tu base de datos, registros en cursos o webinars.

Lejos de la forma convencional de vender en el que atosigas a las personas para que te compren con un bombardeo constante de publicidad. El inbound marketing es todo lo contrario. Al ser el consumidor el que te busca tu solo tienes que darle la información que necesita para que se convenza de que eres el mejor para lo que está buscando.

Por supuesto que para que el consumidor te encuentre debes trabajar duro para que eso ocurra. El inbound marketing se abraza del SEO y al Marketing de Contenidos para su estrategia. Trabaja de la mano con ambos, por lo que debes preparar un material de calidad. Por supuesto que encontrar los canales adecuados para distribuirlo y le llegue al público.

Inbound Marketing

 

Otro de los grandes aliados del inbound marketing son las redes sociales. En ellas se apoya para llegar con más fuerza al público y allí lograr esa conexión emocional que tanto buscan. El e-mail marketing también es de suma importancia.

Cómo funciona el inbound marketing

El inbound marketing no llegó por casualidad. Fue fundado por los creadores de Hubspot. Quienes son los maestros en esta metodología de ventas que se hizo tan popular y recaló mucho en el público. Tanto así que a las empresas no les quedó de otra que aceptarla y comenzarla a aplicar.

Esta metodología también tiene su embudo de ventas, solo que es muy diferente al tradicional. Se divide en cuatro fases:

Atraer: Tienes que trabajar para que los clientes te encuentren, es decir aumentar el tráfico a tu portal. A través del SEO lograr una mejor ubicación en los buscadores, que salgas en esa primera página. Esto gracias a la aplicación correcta de las palabas claves y un contenido de valor o de calidad.

Convertir: Una vez que hayas conseguido que las personas lleguen a tu página y conozcan tu material debes buscar la manera de que la persona haga una acción allí. Ya sea dar su correo para robustecer tu base de datos, compartir un material en redes sociales. Debe pasar de un usuario normal a posible cliente. ¿Cómo lo logras? Con los CTC (Call to action) o llamada de atención, un formulario que le permita a la persona dejar sus datos.

Cerrar: Gracias a tu base de datos o a un CRM conocerás mejor a los clientes. Sabrás cuáles son sus gustos y qué es lo que esperan de las marcas. Con toda esta información crea ese material que lo convenza. La persona realice la acción de compra, que concrete esa visita a tu página. Es muy importante que conozcas bien al cliente y cómo es su proceso de compra porque no todos son iguales.

Deleitar: Cuando el cliente compra, cuando cierra el trato no termina el trabajo. Más bien continúa porque debes seguir enamorándolo para que no te abandone y haga una segunda, tercera o más compras a lo largo de su vida. Nada mejor que una persona satisfecha, se va a convertir en tu mejor embajador.

De acuerdo a la fase en la que se encuentre el cliente debes ser capaz de ofrecer distintos tipos de contenido para que se refuerce el proceso de compra y puedas con éxito conquistar al cliente y cerrar la venta. Debes tener muy claro qué es lo que vas a ofrecer en cada etapa y así cumplir con la expectativa.

Pero allí no termina el trabajo. Debes seguir ofreciendo material de calidad para que luego sea él el que sea tu mejor canal de comunicación. Al final los consumidores se convierten en fan de la marca y eso es lo que todo el mundo quiere cuando lanza una campaña o una estrategia de ventas.

Qué necesitas para aplicar el inbound marketing

Buyer persona: Se trata de una caracterización de los clientes que tienes. Esto lo logras en base a los datos que te dejan cada uno de ellos y que debes tener registrado para organizarlo. De esta manera vas creando una ficha con sus necesidades y lo más importante aún con ello haces las estrategias para seguirlo conquistando.

En Jam Tech hicimos un post explicando de forma exhaustiva de qué trata el buyer persona y cómo lo puedes armar para sacarle todo el provecho del mundo.

Base de datos: El inbound marketing no existe sin una buena base de datos. De esta manera podrás personalizar los contenidos y satisfacer las necesidades. Es importante que en tu blog y en tu tienda física haya una manera de crear un historial de compras de las personas y así le puedas hacer llegar el materia de su interés. Un CRM sería genial. Puedes revisar nuestro post de cómo hacer tu propia base de datos.

El mundo del inbound marketing es fascinante. Va cambiando día a día, evoluciona y para los negocios aún más porque genera más ventas.