La nueva tendencia en el mundo del marketing es el storytelling. No se trata de una técnica nueva, pero sí de una que está calando mucho dentro del público y las empresas no dudan en utilizarla para así conquistar nuevos clientes.

El storytelling se trata de una técnica en la que se cuenta una historia en la que buscas conectar con el público a través de las emociones. De esta forma puedes generar un mayor engagement con tus clientes y aumentar tus ventas.

Con el storytelling también puedes contar historias o mostrar las emociones que genera el producto que estás vendiendo. Recuerda que las personas cuando compran algo lo hacen para saciar una necesidad que tienen, pero a la vez porque les genera una sensación que seguramente les llena de felicidad. Una vez que consigues eso los tienes en el bolsillo.

 

Siempre hay algo que contar

No creas que el storytelling queda reservado solo para las grandes empresas y que necesitas de presupuestos gigantescos. Tu como emprendedor también puedes hacerlo, incluso si es un negocio que apenas está dado sus primeros pasos.

Gracias a esta técnica de marketing podrás conquistar a cientos de clientes que se van a sentir atrapados por ti. Gracias a esa historia que le contaste a través de las redes sociales o quizás en la decoración de tu local. No hay nada mejor que llegar a un sitio y sentir que es acogedor, así como lo puede ser el comedor de casa o el de la abuela, que nos evoquen grandes recuerdos.

Al principio el storytelling se enfocó en contar historias que estaban relacionadas con la empresa, sus fundadores. Por ejemplo:

 

  • Contar cómo nació la empresa
  • Los inicios del fundador
  • El porqué del nombre
  • Explicar el slogan
  • Incluso los colores del logo

 

Aunque no lo crean a los clientes les gusta saber todo sobre sus marcas y empresas favoritas. Eso los hace sentir cercanos y que ellos también pueden formar parte de la historia. Conocer qué los llevó a crear el negocio. El simple hecho de decirles que fue para satisfacer una necesidad personal vale la pena.

Por ejemplo Hard Rock Café salió de la necesidad de dos amigos que se mudan de Estados Unidos y querían ir a un sitio y comer “hamburguesas americanas”. Pue ellos decidieron prepararlas como lo hacían en “casa”. Además de tener una decoración muy estadounidense y terminó siendo una de las cadenas de restaurantes más exitosas del mundo, con centenares de sucursales en el mundo entero.

Todo lo que tenga una historia de fondo puede ser contado. Cualquier elemento que conlleve emociones será válido en el storytelling. Luego debes pensar la forma en la que lo debes presentar. Ya sea a través de fotos, vídeos o infografías en redes sociales.

Quizás te puede parecer tonto decir que el nombre de tu negocio es una combinación de iniciales o el apodo que te puso algún sobrino, hijo o primo. Si es el mote con el que te llama tu pareja. Todos esos detalles les gusta saberlo a los clientes. Solo tienes que sacarle el provecho para que ello conecte.

Incluso los productos son las mejores herramientas para contar historias. En el empaque y en la parte posterior de la factura de pago. En las paredes de tu negocio. Cualquier lugar es válido para hacerlo. Solo tienes que tener imaginación.

storytelling
Foto:Cortesía AB Comunicaciones

Más storytelling

Al principio te dijimos que lejos de mostrar que vendes productos muestra emociones. En tus publicaciones, sobre todo en redes sociales, debes enfocarte en sensaciones. No vendes ropa sino comodidad, elegancia, frescura, modernidad.

Cuando se trata de comida es satisfacción, placer, gusto, armonía de sabores. El olor y sabor a casa, a la abuela o a tu mamá. Todo este tipo de emociones conecta con tus potenciales clientes y aquellos que ya tienes se van a sentir mucho más cerca de ti. Sentirán que eres una empresa que se preocupa por ellos y que los quiere hacer sentir bien.

Independientemente del ramo de tu empresa puedes aplicar el storytelling. Al final resuelvas una necesidad y es allí donde te tienes que enfocar. Aunque creas que no tienes nada para contar, no es así, solo tienes que pensar. Esta técnica va a cambiar el enfoque que pueden tener las personas hacia tu emprendimiento, ya que lo hace ver mucho más humano.

 

Conoce a tus clientes

Para que el storytelling tenga el efecto que como emprendedor esperas, debes conocer muy bien a tus clientes. De esta manera el mensaje va a calar mucho más en ellos. Todo comienza por saber primero el formato en el que lo vas a  difundir, el canal a utilizar. Así podrás sacarle mucho más provecho a esta técnica.

Por ejemplo en un restaurante, puedes aprovechar para contar la historia del lugar o de tu familia a través de las paredes, con fotos o cuadros. Muchas personas desestiman las decoraciones de sus locales, pero son ideales para captar la atención. No se trata de que se “vea bonito”, sino la sensación que genere una vez que estás adentro.

Si eres una tienda de productos tecnológicos suena lógico que todo sea de última generación. Cada uno de los elementos, desde la puerta, las lámparas e incluso los armarios donde se encuentre la mercancía. Tus clientes lo van a saber apreciar porque van a estar en la misma “sintonía”. El uniforme de tus empleados tampoco puede pasar por debajo de la mesa. Todo tiene que tener una razón de ser.

El storytelling es una herramienta valiosa, aprovecha alguna de estas ideas que te ofrecimos, aplícala y tu negocio no va a parar de crecer.