Generar ganancias, crecer e innovar es lo que quiere todo emprendedor cuando materializa su idea de negocio. ¿Se puede lograr? Por supuesto, sino no existieran tantas empresas en el mundo. Conseguirlo no es una labor fácil, ni de un día para otro, como todo requiere de esfuerzo y dedicación.

Antes de iniciar cualquier idea de negocio debes identificar primero cuál es tu nicho de mercado. Es decir a quiénes van dirigidos tus productos. Si se trata de un público muy específico o por el contrario es para todos.

Por ejemplo, si montas una dulcería en la que se fabricarán pasteles libres de gluten, eso quiere decir que los celíacos y los fitness serán tus compradores.

Una vez que definas cuál es tu nicho de mercado debes ver qué tan rentable puede ser para ti. Aquí también debes tomar en cuenta los proveedores, porque no utilizarás la misma harina que una pastelería normal y un sinfín de ingredientes más. Conocer muy bien tu industria te va a ayudar a saber si lograrás ganancia tras un margen de tiempo.

Recuerda que además debes tener una estrategia de mercado en el que conquistes al mundo de los celíacos. Si estás rodeada de personas que son intolerantes al gluten ya tienes un camino hecho, porque sabrás el tipo de mensajes que puedes enviar. Además que ellos serán tus mejores clientes y tus aliados al momento de correr la voz.

Pero si por el contrario no estás muy claro a qué se refieren con ser libres de gluten y cuál es la alimentación que deben seguir los celíacos. Vas a estar en problemas, no tendrás un camino muy exitoso, ya que puedes cometer errores que pueden resultar muy costosos.

Conocer tu nicho de mercado es fundamental y saberlo todo sobre tu negocio es el primer paso que debes dar. Allí ya tendrás un camino hecho y será un poco más fácil lograr rentabilidad y sobre todo que perdure en el tiempo.

 

Las ganancias no llegan rápido

Otro punto  que debes saber como emprendedor es que lograr ganancias en las primeras de cambio no es fácil. De hecho de acuerdo al tipo de negocio que hayas montado puedes comenzar a recibir dinero luego de más de un año. Lo que sí debes tener claro es que tu empresa debe costear los gastos del día a día.

Recuerda que al principio deberás estar al día con proveedores y quizás ir cancelado cuotas de algún crédito que pediste. Debes ser consciente de que el dinero que produzca tu emprendimiento dé para pagar todo ello. Si no lo estás logrando es el momento de echar una revisada a los números.

Allí tocará mirar los precios de los proveedores. No creas que por vender algo económico te va a dar más ventas. No servirá de nada salir de todo los productos si eso no te permitirá compensar tu inventario nuevamente. Lo ideal es que sea un precio competitivo.

Recuerda que muchas personas más que el precio de un producto buscan calidad. Si tus productos son excelentes a las personas no les va a importar mucho cuanto deben pagar por él.

 

Busca los mejores proveedores

Tan importantes como pueden ser tus clientes lo son tus proveedores. Asegúrate de conseguir uno que no solo tenga precios competitivos, que te permitan generar ganancia, sino que sea responsable con los pedidos. Nada peor que quedarse sin uno de tus mejores productos solo porque la entrega no llegó a tiempo.

Tener una buena relación con los proveedores te va a garantizar éxito en tu negocio por el simple hecho de que vas a poder cumplir con las demandas de tus clientes. Ellos no solo quieren buen pecio sino calidad. Si tienes un restaurante debes asegurarte por ejemplo de tener todo los ingredientes para cualquier plato del menú.

Además que sean alimentos que estén frescos, un pescado del día, los vegetales como recién salidos de la tierra serán agradecidos por los clientes, quienes siempre perciben cualquier cambio que puedas tener. Así que no cambies de proveedores constantemente. A menos que sea en busca de una mejor relación precio-valor.

 

Conquista a nuevos clientes y mantén los de siempre

Como emprendedores siempre queremos que nuevos clientes conozcan nuestro negocio. Que se acerquen y en ellos nos fijamos al momento de lanzar nuevas campañas de marketing y el contenido que publicamos en redes sociales. Ellos son necesarios para que todo sea rentable, sobre todo porque así mayor cantidad de personas te van a conocer.

Sin embargo, qué pasa con esos clientes que ya nos conocen, esos que van desde el primer día a tu tienda. En ellos también hay que pensar. Piensa en concursos o descuentos especiales en esos clientes que ya visitaron tu tienda. O que ya te siguen en redes sociales.

Consentirlos es valioso, ya que ellos se van a sentir importantes y que son tomados en cuenta por la marca. Ayudará mucho a que se sientan identificados, recuerda clientes felices valen por dos o ¿tres?

 

Los empleados son tu punta de lanza

Muchos emprendedores cuando crean un negocio se olvidan de lo importante que pueden ser los empleados que tengan. Darles todas las herramientas necesarias para que dominen tácticas de ventas, de atención al cliente es básico.

No solo se trata de ofrecerles un buen sueldo o por lo menos uno competitivo, sino que haya un gran ambiente de trabajo. Los clientes van a percibir cuando a los empleados les gusta lo que hacen, se van a sentir muchos más cómodos, con toda la información que necesita sobre un producto.

Unos empleados felices son multiplicadores de tus productos. No van a dudar en ofrecerlo a todos, no solo a los que lleguen a tu tienda, sino a sus amigos y conocidos.

 

Recomendación final

Persistencia, es uno de los mejores consejos que todo emprendedor puede recibir. No desmayar al primer tropiezo. Sí es que debes tener claridad para saber cuándo es necesario hacer un cambio para tener un negocio rentable.