Crear una startup te ayudará a tener más confianza

Anualmente más de 500 mil empresas son creadas, por lo que las razones para crear una startup sobran. Actualmente y más que todos los jóvenes están buscando las vías para emprender y crear su propio negocio.

¿A quién no le gustaría ser el dueño y jefe de una empresa?, de esta premisa parte la mayoría de las personas que deciden emprender, tener un negocio y dejar atrás esos momentos como empleados y ser tú quien dirija su startup.

Si aún no te decides por crear una startup, a continuación te dejaremos las razones por la que deberías emprender ser tu propio jefe:

Control
Tener el control de una empresa es lo que todos quieren, por eso muchos empresarios se consideran a sí mismos como personalidades “Tipo A”: gente que le gusta tener el control y tomar decisiones. En otras palabras, ser dueño de un negocio los salva de tener que trabajar para otro. Y mira cuánto gusta eso. Sin que suene muy descabellado, esta sería la razón principal por la cual las personas deciden emprender.

Balance
Otra de las ventajas más citadas de crear una startup, es la flexibilidad que te otorga, ya sea trabajar desde donde quieras, fijar tu propio horario, vestirte como te provoque o incluso sentarte junto a tu mascota mientras trabajas. Los empresarios dicen que poseer su propio negocio, les permite fijar sus prioridades y mejor aún, decidir cuando ir o no a la empresa o simplemente estar unos minutos y luego irse.

Elección
Cuando trabajas para una empresa es poco probable que puedes elegir el ambiente de trabajo y con quien trabajará, por eso cuando crear tu propia empresa puedes recibir muchísimos currículos y decidir a quien elegir o desechar a quien te provoque y si a la larga un empleado te da muchos problemas, puedes despedirlo sin esperar que otro con autoridad lo haga.

Orgullo
Como le llena a uno de orgullo crear algo propio y cosechar esas cosas buenas que vienen solo de tu esfuerzo como creador. Nada llena más que eso. No es igual trabajar para una empresa que tenga éxito y te hagan parte de ese triunfo a que decidas crear una startup y empieces a cosechar los frutos de tu esfuerzo y empaño. El sabor es más dulce.

Además de estas razones también está la posibilidad de buscar socios que te ayuden a crear el negocio y la carga sea más ligera, incluyendo que serán personas de tu confianza y que tendrán la misma visión en el proyecto que van a emprender. Así que no lo pienses mucho, arriésgate que lo peor que podrás conseguir de un “fracaso” es el aprendizaje.

Fuente: