fbpx

Síguenos

Paul Allen dejó valiosas lecciones de emprendimiento

A la calladita, en la sombra de Bill Gates, pero haciendo su propio camino. Con ideas claras y sabiendo a dónde ir. Ese fue Paul Allen, quien dejó valiosas lecciones de emprendimiento.

Ni siquiera el estar enfermo fue un impedimento para que este empresario siguiera con sus objetivos y conseguir lo que tanto quería.

Paul Allen fue junto a Gates los que crearon la empresa Microsoft.

Una amistad que nació en la adolescencia y se transformó en una de las duplas empresariales más exitosas del mundo.

Ambos lograron transformar su pasión en dinero y vaya que fue mucho dinero. De hecho se complementaban muy bien. Aunque los dos tenían conocimientos tecnológicos cada quien se desempeñó en un área en específico.

A través de sus acciones a lo largo de los años Paul Allen dejó valiosas lecciones de emprendimiento que sirven de inspiración para aquellos que quieren tener sus propios negocios.

El mejor socio posible

Una de las mejores características de Allen es que es convirtió en el socio perfecto para Bill Gates.

Bill Gates and Paul Allen

Foto: GQ

Al principio estuvo a cargo del negocio, pero cuando enfermó entendió que era el momento de dedicarse a él.

Pero luego siguió como asesor y miembro de la junta directiva.

Allí empezó a utilizar su característica como visionario y estratega para guiar a la empresa al éxito.

Gracias a sus acciones Microsoft se convirtió en el líder de los programas de computación.

Allen y Gates se complementaron de una manera increíble para llevar a la empresa al éxito y mantenerla como líder a lo largo de los años.

Si eres de lo que decidió emprender con otras personas debes aprender de Allen. Entender que cada quien debe utilizar sus capacidades en un área de la empresa.

No todos están hechos para mandar, hay algunos que necesitan el mando. Mientras que otros deben ir más a las estrategias y cómo aplicar los planes que tienen en mente.

Siempre luchar

Si hay algo que siempre hizo Allen fue luchar. Y no hablamos solo del lado empresarial.

En su vida también.

En los años 80 fue detectado con un linfoma Hodgkins. Esos momentos se enfocó en su salud y combatir la enfermedad. Una vez curado volvió con fuerza.

Trabajó codo a codo con Gates para llevar a Microsoft al éxito y lo logró.

Pero él necesitaba otras cosas, tenía otras pasiones y quería sentirse realizado.

Por eso luchó y creó sus empresas, además de Microsoft, y de hecho gracias a ellas ganó mucho del dinero que le dejó a su familia.

Hace unos años cuando le detectaron el linfoma no Hodgkins, siguió luchando. Nunca se rindió, incluso cuando ya parecía que no había remedio.

Paul Allen

Foto: Wired

Luchó hasta su último suspiro.

Así que ya sabes. Si incluso la salud te juega en contra tienes que ser fuerte y luchar siempre.

No hay obstáculos que te deban vencer. Por lo menos debes intentarlo.

Aunque al final la enfermedad le ganó la batalla, al ser un cáncer muy agresivo, siempre, siempre luchó.

Siguió su pasión

Como muchos emprendedores exitosos, Allen emprendió en los mundos que a él le apasionaban.

Fundó Microsoft por sus conocimientos y pasión por los software y la posibilidad de mejorarle la vida a las persona gracias a ellos.

También sintió curiosidad por las inversiones y creó su propia empresa: Vulcan Ventures.

Vulcan a Paul Allen Company

Foto: Wikipedia

Fue un fondo de inversiones. Allí arriesgó, apostó su dinero y ganó.

También gracias a esa empresa ayudó a otros emprendedores a conseguir sus sueños.

Además de que gracias a ese dinero pudo invertir en su otra gran pasión: los deportes.

Allen era el dueño de un equipo de la NFL: los Seattle Seahawks, de baloncesto: Trail Blaizer Portland y también de fútbol: Seattle Sounders.

Un gran estratega

Una de las mejores características que tuvo Allen fue que siempre supo negociar y conseguir lo que quería.

Usó su mente maestra como estratega para conseguir los mejores tratos en las negociaciones.

Como emprendedor debes hacer lo mismo. Tienes que sacar tus mejores armas de negociador.

No solo con proveedores, sino también con los clientes.

Incluso cuando te reúnes con los demás socios o tus gerentes debes conseguir los mejores tratos o por lo menos que los planes que hayas ideado se lleven a cabo.

Siempre tuvo visión

Allen siempre tuvo un sexto sentido en el mundo de los negocios. Siempre tenía grandes ideas para todas sus empresas.

De hecho creaba las estrategias para llegar a nuevos mercados.

Incluso cuando se decidió a invertir en los equipos de la NFL y de la NBA no dudó una en exponer sus ideas.

Paul Allen

Foto: sports.mynorthwest.com

Ayudó a que no solo sus franquicias crecieran y lograran una gran identificación con el público. Sino que también a las ligas las llevó a creer.

No solo en estrategias para generar más dinero, sino para tomar en cuenta todos los elementos y así hacerlas unas marcas más globales.

Ayudó al mundo

Algo que siempre hizo Allen a medida que fue ganando dinero fue ayudar a los más necesitados.

Creó una fundación y a lo largo de su vida donó más de 2 mil millones de dólares a diferentes causas.

Allen siempre quiso ayudar y a través de su fundación lo hizo. Incluso en su testamento gran parte de su dinero está  dedicado a obras sociales.

Si tienes la oportunidad de que a través de tu negocio puedes ayudar a los más necesitados de tu localidad hazlo.

Asociar tu nombre o el de tu empresa a una obra social siempre te va a ayudar.

No debes hacerlo solo por la buena publicidad, sino sentirlo de corazón.

Involucrarte en gran forma te hará ver mucho mejor con la comunidad.

Así siempre lo hizo Allen.

Paul Allen

Foto: variety.com