Muchas veces tenemos que realizar varias tareas y no sabemos cómo cumplir con cada uno y para eso hay que organizarse

No es raro que a veces sientas o te pase que no puedes llevar a cabo todas las tareas que tienes que cumplir en la oficina  y por eso hay que organizarse y establecer límites de tareas y tiempo de entregas.

Que si las horas no alcanzan, que si te distraes,  las actividades y papeles aumentan con el pasar de los días y no sabes qué hace, pues respira y  continúa leyendo este texto para que te des una idea de cómo volver a rendir en el trabajo y alejarte del colapso laboral.

Lo primero que debes hacer es concentrarte, deja a un lado los objetos o cualquier cosa que te puedan causar distracción. Para cumplir con las metas que te propongas debes concentrarte aunque también debes tener un tiempo de esparcimiento dentro de tu horario de trabajo para no sentirte como un robot.

Para organizarse mejor lo recomendable es que hagas como un calendario, en el podrás anotar las tareas que tienes pendientes por realizar y podrás también fijar las fechas de entregas para saber cuánto es el tiempo que tienes para terminar con cada una de ellas. Otra cosa de la cual debes tener en cuenta a la hora de organizarte, es que establezcas prioridades. Cuáles son las tares más importantes que tienes que realizar en la semana o si prefieres hacer el calendario de manera mensual y darte un amplío panorama de todo lo que tienes que hacer en 30 días.

Siempre coloca en los primeros lugares los trabajos más importantes y en su defecto las tareas que estén más próximas a entregar.

Como en cualquier trabajo hay actividades que tienes que realizar a diario, organizar papeles, hacer entregas o a veces contestar correos electrónicos, pues en estos casos, elige una hora de toda tu jornada laboral para hacer esta actividad, pudiera ser a mitad de la faena. ¿Cuál es el beneficio? Pues si esas actividades diarias la haces cada ciertas horas pero en reiteradas oportunidades en un solo día, te desconcentrarás de lo que estabas haciendo y perderás el hilo de las cosas, por lo que si dedicas una hora o dos horas (depende el tiempo que requiera esa actividad) de una sola vez para cumplir con una tarea, no tendrás la “cabeza loca” pensando en varias cosas a la vez que solo logra quitarte de concentración y retrasarte en el trabajo.

Si en la oficina tu cargo te permite delegar asignaciones a otras personas, hazlos. La sobrecarga de trabajo no es beneficiosa para la salud ni mucho menos para rendir en el trabajo, por el contrario, solo logra que estés cansado, estresado y te cueste cumplir con metas y destacar entre los compañeros.  Recuerda siempre ser efectivo en el trabajo.

Por último, un consejo muy importante, aprende a decir “NO” cuando ya estás con mucho trabajo encima.