Las relaciones sólidas no se logran de la noche a la mañana. Requieren de mucho esfuerzo y dedicación, pero sobre todo respeto. Sobre este último es donde radica la base, si luego le sumamos confianza, tenemos la ecuación perfecta para evitar que tu personal renuncie constantemente.

Las renuncias en las organizaciones ocurren. No podemos escandalizarnos cuando se dan, suceden y hay que aceptarlo. Pero cuando comienzan a ser recurrentes. Sobre todo en los cargos gerenciales y en las del personal de confianza. La luz roja de emergencia debe prenderse de inmediato, porque algo está ocurriendo y tú como dueño de la empresa debes saberlo y no tomarlo en la ligera. Porque todo ello da como resultado que algo está mal y si no lo corriges puede ser letal para tu compañía.

Si eres emprendedor y no quieres estar constantemente buscando personal, es necesario crear un buen ambiente de trabajo. Con reglas y tareas bien definidas para que cada quién sepa qué es lo que debe hacer. Por supuesto es importante ofrecer sueldos competitivos.  Sabemos que esto no es lo único, pero es importante tenerlo, de lo contrario será muy complicado.

Pero tranquilo. No te desesperes. No vamos a dejarlo hasta aquí. En JAM Tech nos gusta siempre brindarle todas las herramientas a los emprendedores y por ello te vamos a describir diferentes estrategias que puedes aplicar para que tu personal no rote constantemente y no te abandone.

 

Confianza al personal

Como lo dijimos al inicio, que tus empleados se sientan seguros en su sitio de trabajo es muy importante. Es decir, que sepan que están haciendo bien su trabajo y cuando no, se les corrija de inmediato y de la mejor forma.

Otra opción es delegarles tareas que son importantes para el desarrollo del negocio. Déjales a cargo un proyecto para que los desarrollen y que tú solo intervengas cuando ellos lo necesiten. Eso sí siempre pide informe de avance para asegurarte de que van por el camino correcto o por lo menos para saber que eso es lo que esperabas lograr.

Para conseguirlo es muy importante que les expliques bien qué es lo que quieres, que les brindes toda la información sobre el proyecto, qué es lo que esperas lograr con ello y darles todas las herramientas que necesiten. Eso los hará sentir muy seguro de sus capacidades. Una persona así tiende a ser muy productivo.

 

Crea programas de recompensa

Aunque el dinero no lo es todo. Siempre es importante retribuirles a los empleados el buen trabajo que realizan, más allá del salario que perciban. Puedes hacer un programa de recompensa que no tenga que ver con dinero directamente. Sino con cupones de regalo, acompañado de un reconocimiento de tu parte de que están haciendo un buen trabajo.

Pequeños detalles diarios también es importante. Tan simple como un buen trato, nada de gritos, ni de crear un ambiente tóxico. Un saludo afectuoso. Un ¡buen trabajo!, que suene sincero será bien apreciado por ellos.  Te parecerá algo que no tiene importancia, pero la verdad es que sí lo tiene.

 

Ser flexibles con el horario

Cuando las personas deben trabajar todos los días de la semana y solo están libres sábados y domingo. Su horario termina cuando ya cerraron los consultorios médicos, los bancos u oficinas gubernamentales, es complicado que puedan hacer algunas diligencias personales que deben hacer cada cierto tiempo.

Asistir a un acto del colegio de su hijo. A la fiesta del Día de la Madre, del Padre o el acto de fin de curso, graduación, son actividades muy importantes para los que ya son padres. Que ellos sientan que pueden pedir permisos (no reiterativos, que no se vuelva costumbre de uno por semana), es muy importante para el empleado, porque siente que hay un entendimiento de sus necesidades.

 

Reforzar los valores empresariales

Cuando la empresa constantemente informa de su misión, visión y lo que esperan lograr van a conseguir una mayor conexión con los empleados. Todo ello en base a acciones. No de colocar en la cartelera informativa una hoja con todos estos ítems desarrollados, porque básicamente no servirá de nada (nadie lee las carteleras).

Hacer sentir importante a los empleados. Hablarles claros en los momentos difíciles y también en los buenos son bien valorados. Además de hacerles ver que son importantes para conseguir esa misión y lograr esa visión les permitirá sentirse identificados y eso no es fácil de lograr.

Cuando los empleados comulgan con los valores de la empresa se logra un apego increíble. Además les permitirá realizar algunos sacrificios sin ni siquiera notarlo. Pero eso sí, no permitas que alguien se esfuerce demasiado. Tampoco hay que aprovecharse de esa situación.

 

No se irán

Si aplicas estas estrategias estamos seguros que tus empleados no se van a querer ir de tu empresa o negocio, ya que tienen un gran ambiente laboral. Van a permanecer años contigo y te ayudarán a conseguir los objetivos que como emprendedor te hayas trazado. No hay nada como sentir un ambiente familiar y de mucha confianza cuando vas a tu trabajo. Te hace sentir muy cómodo y eso no es fácil de conseguir en ninguna organización, ni chica ni grande.