Son muchas las encrucijadas con las que se topan los emprendedores. La primera de ellas es cómo escoger el negocio ideal. Aquí está el inicio de todo, de esta decisión depende el éxito que tendrás en tu futuro.

No se trata de una decisión fácil. Aquí se define tu futuro profesional, incluso de tu estabilidad financiera y la de tu familia. Como lo ves es una decisión muy importante y no se puede tomar a la ligera. Ni siquiera dejarse llevar por la emoción inicial de querer ser independiente.

Son muchos los casos de emprendimientos que fracasan. Incluso más del 50 % no supera los primeros 6 meses de vida y casi el 80 % no llega al año. No puedes entrar dentro de estas estadísticas y por eso debes tomar una muy buena decisión.

Son muchos los elementos que debes tomar en cuenta al momento de decir cómo escoger el negocio ideal. Cada cierto tiempo hay un tipo de emprendimiento que se pone de moda, pero eso no quiere decir que sea el ideal para ti.

Tampoco es bueno dejarse llevar por la experiencia de otros. Si un amigo montó un determinado negocio y le va muy bien, no quiere decir que en tu ciudad la fórmula se puede repetir y el éxito está garantizado. Son muchos los factores que se tienen que tomar en cuenta y uno de ellos el demográfico.  Por ejemplo de nada te va a servir montar un restaurante de sushi en una zona de tu ciudad donde viven personas de bajos recursos. Sencillamente no va a calar.

 

Elementos que debes tomar en cuenta al momento de elegir tu negocio ideal

Conocimiento del área

Este es quizás lo más importante. Debes tener un gran conocimiento en el área en el que vas a emprender. Que sepas sobre proveedores, competidores, ventajas y desventajas.  Lo más importante aún cómo hacer que el negocio sea exitoso.  Si te decides a emprender en un área que no dominas y es poco lo que sabes, te tomará mucho tiempo entender muchos factores y ese es un tiempo valioso que puedes invertir dentro de una rama en la que te sentirás más a gusto y sobre todo podrás dominar mucho más fácil.

Que te apasione

Debes saber que este emprendimiento te va a consumir varias horas al día, sobre todo en los inicios. Por lo tanto debes iniciar en un área que te apasione tanto que no lo veas como una carga y que sea un placer hacer toda la planificación necesaria durante el lanzamiento y el desarrollo de tu negocio. Te ayudará en los momentos difíciles.

El capital a invertir

Hay emprendimientos que demandan una gran cantidad de capital y otros no tanto. Pero este sin duda es un tema importante. El dinero es fundamental no solo para iniciar sino para mantener la empresa a flote. Saber cuánto dinero se necesita para invertir y desarrollarlo es muy importante. Más aún de dónde saldrá, si es de tu patrimonio, tendrás un socio inversor o si pedirás un crédito a un banco.

negocio

Tiene mercado

Este es un punto muy importante. Tu negocio responde a una necesidad de mercado. ¿Hay tantos clientes como para comprar tu producto?, tomando en cuenta la competencia que debes tener. ¿Debes vender muy barato para tener éxito? ¿Podrás competir con grandes cadenas si es el caso? Todas estas preguntas las debes responder y dependiendo de ello debes plantearte la rentabilidad de tu emprendimiento. Son elementos que tienes que tomar en cuenta. Además hay otro punto cómo es un negocio que con el paso del tiempo se puede expandir. Crear una especie de franquicia, con sucursales en diferentes ciudades o por qué no países. Lo importante es que responda a una necesidad de mercado que crezca. Toma en cuenta el aspecto tecnológico, si con el paso de los meses tu negocio se vuelva obsoleto, es un punto muy importante a tomar analizar.

Algunas recomendaciones

Cuando se trata de iniciar tu propio emprendimiento queremos arriesgar. Pero hay un tema en el que no lo puedes hacer del todo y es en el económico. No se trata de llevar algo de miedo a la decisión. No es bueno que arriesgues todo el dinero familiar o el propio. Siempre es bueno dejar una reserva para que en caso de que las cosas no vayan como la imaginaste, tengas cómo sostenerte.

Ten paciencia. El retorno de inversión nunca es inmediato. No puedes esperar que en tres meses ya hayas recuperado el dinero que invertiste. En algunos negocios la inversión inicial se recupera luego de 2 o 3 años, así que la paciencia es un don que debes desarrollar.

Cuando se trata de decidir el tipo de negocio ideal debes meditar muy bien tu decisión. De nada sirve hacerlo apurado. Por el contrario es algo que debes ir pensando desde meses atrás para que tomes en cuenta todas las variables del mercado.

Por último debes estar muy seguro de la decisión a tomar, porque una vez que inicies con tu negocio ya no hay vuelta atrás. Todos tus sueños y tu dinero están puestos en él. Debes insistir siempre y tomar los correctivos necesarios para que triunfes en el mundo de los negocios y el ser independiente.