Cuando decidimos emprender es normal buscar a otra persona que lo haga con nosotros. Ya sea porque la idea surgió entre los dos o alguien te llegó con una idea que te sedujo. Más allá de cómo nace la idea es muy importante saber las características de un buen socio.

Cuando decides tener tu negocio propio son muchos los factores que se tienen que tomar en cuenta. Tener a una persona que te ayude a salir adelante para cualquier situación que se presenta es muy importante. Así se pueda calificar a alguien como un buen socio.

Ya verás tu si necesitas un socio capitalista, que solo se encargue de poner el dinero. Si por el contrario necesitas uno que te ayude con la toma de decisiones o en la atención del negocio en caso de que sea una tienda en físico. Pero más allá de eso hay otros factores que se deben sopesar.

 

Qué socio debes buscar

Independientemente de lo que necesites, hay ciertas características que los socios deben tener. En Jam Tech queremos ayudarte a resolver las dudas que puedas tener para escoger a esa persona con la que quieres iniciar tu negocio.

1.- Que sea un complemento

Muchos errores que cometen las personas cuando escogen un socio es buscar a uno que piense igual que ellos o tengan sus mismos pensamientos. Pero lo ideal es buscar a una persona que complemente a la otra, sobre todo en habilidades.

Así cada quien se podrá desempeñar en un área en la que destaca y hará que el negocio vaya viento en popa. Busca a una persona que tenga esas habilidades que a ti no se te dan tan bien y para que el otro sea hasta natural.

socio

2.- Con los mismos objetivos

Una cosa es pensar igual y otra muy diferente es que vayan por el mismo camino. Que no se confunda con la anterior característica. Si los dos tienen los mismos objetivos en cuanto al crecimiento y desarrollo del negocio será muy importante.

Cuando cada quien va por su lado y no se entiende con la otra persona los problemas comienzan a aparecer. Incluso puede desencadenar en una disolución de la sociedad por aquello de que no están en la misma página.

3.- Ser leal

Necesitas contar con una persona que se sepa comprometer con los negocios. No aquél que le huya a las responsabilidades y compromisos. Por supuesto que para ello debes investigar muy bien a la persona. No lo tienes que ver como una intromisión, por el contrario se trata la sustentabilidad y estabilidad de tu empresa.

Averigua cuál ha sido el camino de la persona en sus anteriores trabajos. Si cambia constantemente de empleo o por el contrario ha permanecido muchos años en uno. Esta es una señal que te indica cómo es la persona dentro de un ambiente laboral. Habla con antiguos compañeros o socios para conocer cómo se desempeñaba.

Lo que menos vas a querer es que a los 3 meses de abrir el negocio él decida que no está hecho para eso, quiera vender su parte y se vayan a traste todos tus planes.

4.- Saber trabajar en equipo

No todos saben trabajar en equipo y una sociedad requiere de muchas decisiones conjuntas y de responsabilidades compartidas.

Apoyar siempre al compañero y ayudar en los momentos complicados es parte de lo que debe hacer un socio ideal. Si no pueden contar con él para la realización de alguna tarea o no cumple con los tiempos establecidos será un grave problema.

Otro factor es  que siempre se quiere llevar todo el crédito cuando algo sale bien, pero cuando hay problemas siempre juzga a los demás. Ese no es un buen indicio y debes estar muy atento a ello. No te quedes con sus acciones en la bonanza, sino cuando hay problemas.

socio

5.- Buen comunicador

Un gran socio debe saber comunicarse con  otros. Con esos otros nos referimos a su aliado, clientes, empleados o proveedores. Una persona que tenga facilidad de expresarse y que además lo haga de la manera correcta.

No solo que sepa encontrar las palabras adecuadas también el tono es algo importante y el cómo las diga. Muchos problemas que se dan entre los socios es que se malinterpretan algunas cosas que se dijeron por la forma en la que se hizo. Son aspectos que se deben tomar en cuenta.

Siempre por escrito

Algo muy importante en cualquier sociedad es que todo se haga por escrito. Desde la constitución de la empresa hasta las responsabilidades que tiene cada uno, competencias y habilidades. Incluso cuál ha sido el capital que ha puesto cada uno.

Uno de los mayores problemas que enfrentan muchas sociedades es que se deja todo al aire. Cuando vienen los problemas o si todo marcha muy bien siempre hay alguno que quiere tomar más partido, aprovechándose de que no hay nada por escrito.

Eso de los apretones de mano, que vale mucho la palabra del otro es muy bonito y romántico. Pero cuando se hablan de negocios y hay dinero de por medio lo mejor es que todo esté escrito. De esa manera se resuelven mejor los problemas.