fbpx

Síguenos

Consejos para emprender después de un fracaso

Crear tu propio negocio no es un camino de rosas. En muchas ocasiones hay demasiados obstáculos. Algunos los superan, otros no. Pero no por eso hay que darse por vencido, si quieres una segunda oportunidad oye estos consejos para emprender después de un fracaso.

El primer paso es admitir el fracaso. No hay vuelta atrás, tuviste que cerrar tu negocio, con él muchas ilusiones y ganas de ser independiente y no depender de nadie para tener tu dinero.

Es como cuando tienes una adicción, una vez que la admites es más fácil salir de ella. Sabemos que admitir que fracasaste no es fácil, a las personas les cuesta demasiado. Pero hay que hacerlo.

Te darás cuenta que cuando lo dices en voz alta todo cambia. Te sentirás hasta liberado y no hay mejor sensación que esa.

Lejos de echarse a morir hay que seguir adelante. Volverlo a intentar, pero pausa, detente. Tienes primero que analizar algunas situaciones.

Estos son algunos consejos para emprender después de un fracaso, dado por varios emprendedores que tuvieron que admitir que no podían seguir con su idea.

Estos son algunos consejos para emprender después de un fracaso:

1.- Pide consejos a otros emprendedores

Foto: Tus Finanzas Ok

Aunque cada emprendimiento es diferente y así sean de la misma rama no van a transitar el mismo camino. Siempre es bueno escuchar las experiencias de otros.

Sean buenas o malas, hablar con otros emprendedores de tu ramo o similares te permitirá conocer mejor cómo es el mercado.

Gracias a esta experiencia puedes hacer tu propio análisis FODA del emprendimiento que quieres realizar nuevamente. Con un panorama más amplio verás si de verdad vale la pena arrancar de nuevo con tu propio negocio.

No hay que dejarse llevar por la emoción. Toma todas las experiencias en frío y analiza bien todo.

Recuerda que si a tu amigo le fue bien o mal en tu emprendimiento quiere decir que te pasará lo mismo.

A veces hay situaciones externas que también intervienen en el éxito de un emprendimiento.

Katia Beauchamp, quien es la creadora de Birchbox, considera que siempre es importante escuchar a los demás, incluso ser sinceros y pedir consejos sobre cómo actuar.

Quizás hasta tener una especia de mentor es una buena forma de volver a intentarlo y esta vez no morir en el intento.

2.- Sé autocrítico

Foto: victimaprotagonista.com

No siempre el fracasar al emprender es culpa de los demás, de la crisis económica o de las condiciones del mercado.

A veces los malos manejos en las finanzas o no tener el timing para actuar de tu parte fueron la razón de tu fracaso.

Siempre es bueno ser muy autocrítico de las actuaciones y de verdad cuestionarnos si actuamos de la manera correcta.

No dejes que el ego te venza. En muchas ocasiones es nuestro mayor enemigo y debemos reconocerlo de esa manera.

Admitir que se falló, que quizás no eras tan bueno como creías te va a permitir crecer como persona, pero sobre todo como profesional que es muy importante.

3.- Aprende de la experiencia

Foto: Escuela de experiencias

Ligado al punto anterior, si no aprendes de la experiencia del fracaso no va a servir de nada.

¿Por qué?

Porque vas a cometer otra vez los mismos errores y cada vez que emprendas estarás destinado a fracasar porque te vas a tropezar una y otra vez con la misma piedra.

Amuda Goueli considera que solo aquel que no hace nada es el que está libre de un fracaso.

Pero él, lejos de sentarse en un rincón a llorar por no haber sido exitoso, considera que lo importante es aprender de esa lección para superarte y así volver con más fuerza.

Así como él hizo al crear Destinia, una de las empresas de ventas de boletos y viajes de turismo más exitosa que existe en la actualidad.

4.- Arranca con un buen capital

Foto: blazquezasociados.com

Comenzar tu propio negocio con poco dinero no siempre es una buena idea.

Los comienzos siempre son complicados y tener ganancias en el primer mes es muy difícil.

Por eso si tienes un presupuesto ajustado tienes dos opciones: O espera un poco más o haz un proyecto que sea más pequeño, ajústalo al dinero que tienes para que no tengas que cerrar tan pronto.

Los primeros meses hay que pagar depósito del local, alquiler, servicios, todo lo que se invierte en publicidad y no te tienes que olvidar del salario de tus empleados.

Lo peor que puedes hacer es no pagar a tiempo a los que tratan de mantener a tu negocio a flote.

Por eso si es de buscar socios o inversores, un crédito en un banco pueden ser mejor opción, que arrancar con poco dinero y que luego te veas ahogado en tus propia deudas, tengas que decir ¡estoy quebrado!y poner el cartel de cerrado.

5.- Define tus objetivos ante de emprender nuevamente

Elon Musk

Foto: Google

¿Cuál es tu verdadero motivo para emprender?

¿Lo tienes?

Si la respuesta es no, estás en un grave problema.

Todos los grandes emprendedores tuvieron una intención para comenzar sus propias empresas y no fue el dinero.

Debe haber una motivación primaria para que arranques tu vida como un emprendedor.

Por ejemplo, Steve Jobs quería ofrecer un mundo mejor y para ello creó la empresa Apple, que a través de sus distintos productos les ha hecho la vida más fácil a las personas.

Mark Zuckerberg cuando creó Facebook lo único que quería era que las personas tuvieran un sitio en el que podían comunicarse y más importante aún conocer a nuevas personas.

No siempre el dinero es la motivación principal, busca dentro de ti la razón para comenzar tu propio negocio.

Allí te puedes dar cuenta cuál es tu verdadera pasión y seguir el camino correcto.